Geoparque Unesco

Tectónica pirenaica

Mirador del anticlinal de Mediano

Estructura de un anticlinal muy importante para comprender la estructura pirenaica.
Municipio: La Fueva

El lugar seleccionado como punto de observación del anticlinal de Mediano está en la zona próxima al Castillo de Samitier (s. XI) y la ermita de San Emeterio y San Celedonio. Este sitio se encuentra al este del pueblo de Samitier y se accede a él por una pista forestal que sale de una pequeña plaza que hay justo al entrar al núcleo.

La pista es de difícil acceso para turismos pero no supone ningún problema para los vehículos todo terreno. Se requieren unos 30 minutos para llegar andando desde el pueblo.

Vista de la estructura del anticlinal de Mediano desde el Castillo de Samitier.

Contexto geológico

La estructura del anticlinal de Mediano (Domo de Clamosa en su inicio) está situada en la terminación occidental de la Unidad Surpirenaica Central (USC) dentro de un contexto de rampa compleja, y presenta una orientación aproximadamente N-S.

Estas estructuras condicionaron fuertemente la sedimentación en este sector de la cuenca.

Relevancia geológica

El anticlinal de Mediano es una de las grandes estructuras tectónicas de Sobrarbe. Además de su importancia durante parte de la historia geológica de Sobrarbe y los Pirienos y su influencia más o menos destacable en la sedimentación de parte de los sedimentos del Grupo de Hecho, actualmente se presenta erosionado de forma que permite estudiar la estratigrafía de su interior. En él se puede encontrar desde los yesos y arcillas del Triásico, las calizas, calcarenitas y dolomías del Cretácico, hasta los materiales del Ilerdiense.

Este punto de interés geológico permite ver de forma muy didáctica lo que representa una estructura anticlinal.

Las rocas de la cascada del Sorrosal

Rocas sedimentarias de origen marino plegadas durante la orogenia Alpina.
Municipio: Broto

Las trazas del plegamiento de las rocas se han realzado en esta fotografía del afloramiento.

Para acceder al afloramiento de la cascada es necesario llegar a Broto (N-260). Una vez dentro de la localidad tomar el desvío hacia la población de Oto; justo antes de salir de Broto y a mano derecha se encuentra la salida del sendero que conduce al panel interpretativo de la cascada y a la subida por ésta misma (acceso para rutas de trekking y de acceso a las vías ferratas para los escaladores). Facilidad para estacionar los vehículos en Broto.

Contexto geológico

Estas rocas provienen de sedimentos de ambientes marino-profundos (turbiditas) de la Cuenca Eocena Surpirenaica Central (comprende desde el Ilerdiense hasta el Bartoniense), y concretamente pertenecen al sitema turbidítico de Broto, delimitado a por los sistemas Torla y Cotefablo. Estos sistemas junto con otros forman parte del que se conoce como Grupo de Hecho (Mutti et al., 1972). El sistema de Broto se desarrolla en el Cuisiense superior y representa el primer episodio de sedimentación rico en arena de la Cuenca turbidítica Eocena.

En la cuenca de Aínsa este sistema turbidítico se conoce con el nombre de Arró y está formado por facies de canales turbidíticos y sus depósitos de relleno característicos. Aquí, entrados ya en la que se conoce como subcuenca de Jaca, el sistema de Broto se caracteriza por facies deposicionales de lóbulo.

El afloramiento se puede observar en la zona de la cascada del río Sorrosal, como consecuencia del desnivel que quedó entre el barranco del río Sorrosal y el antiguo valle glacial del río Ara.

Relevancia geológica

Este punto se ha seleccionado porque engloba diferentes intereses geológicos en un solo lugar. En primer lugar representa un afloramiento de los sedimentos marino-profundos pertenecientes al sistema de Broto, que pueden ser observados a diferentes escalas, si se accede por el camino que sube a la cascada. También representa un ejemplo muy evidente de los pliegues en escalón que, a gran escala, afectan a estos sedimentos y que pueden suponer un punto magnífico para la explicación de parte de la tectónica regional.

Un tercer aspecto a destacar es el que la cascada del Sorrosal une el río Sorrosal con el Ara a través de este salto que indica el desnivel existente entre los valles formado durante la última glaciación, hace unos 35.000 años. Por el valle del Ara bajaba una lengua de hielo que erosionó fuertemente la base del valle; en el curso del Sorrosal no se desarrolló ningún glaciar que llegara a conectar con el principal (el del Ara), con lo que la erosión siguió velocidades distintas. El río que viene por valle colgado encuentra en este punto el sitio idóneo para abrirse camino, erosionando a su paso y permitiendo observar este aforamiento.

Avda. Ordesa 79. 22340 Boltaña. Huesca. 974 518 025.