El Cenozoico

A finales de la Era Secundaria y a principios de la Era Terciaria predominó la sedimentación marina de aguas poco profundas. Son abundantes las rocas ricas en carbonato cálcico relacionadas con la actividad biológica propia de los mares tropicales.

Las rocas del Zenozoico:

La transición del Mesozoico al Cenozoico supuso grandes cambios para la vida en la Tierra. Se extinguieron, entre otros grupos, los grandes reptiles, lo que supuso la gran oportunidad de los mamíferos.

La Tierra hace 60 millones de años.

En Sobrarbe los cambios están representados en los fósiles de las rocas de origen marino del Paleoceno. Durante el Eoceno y el Oligoceno se producen las fases más intensas del levantamiento de los Pirineos, al mismo tiempo que la sedimentación, principalmente detrítica, rellena la cuenca de Aínsa – Jaca. Esta cuenca se desarrolló sobre el cabalgamiento de Cotiella y la mayor parte de los sedimentos que recibió provenían del este y del sureste, hasta que los relieves pirenaicos emergieron lo suficiente para suministrar nuevos sedimentos del norte y del sur.

Cuando se fue retirando el mar, a finales del Eoceno, la sedimentación se caracterizó por los ambientes de transición (Delta de Sobrarbe) y finalmente pasó a ser continental.

Turbiditas en el Barranco de Corteroles. (municipio de Labuerda) Rocas sedimentarias detríticas originadas en el dominio marino profundo de la cuenca Eocena.

Desde el Oligoceno han dominado los procesos erosivos en este territorio. A finales del Mioceno, el Ebro se abre paso hacia el Mar Mediterráneo y se intensifica el proceso de erosión. En los macizos de roca caliza se desarrollan los procesos kársticos, que continúan en la actualidad.

Turbiditas del Canal de Aínsa (cantera de arenisca cerca de de Aínsa).

Algunos de los principales acontecimientos de esta Era: la gran diversificación de los mamíferos, de las aves y de los primates, la aparición de las ballenas y los primeros homínidos.

Avda. Ordesa 79. 22340 Boltaña. Huesca. 974 518 025.