Geoparque Unesco

Modelado glaciar

Glaciar del Monte Perdido

Glaciar separado en dos pisos en la cara noreste (NE) del Monte Perdido.
Municipio: Bielsa

Formando parte de la Sierras Interiores, el macizo del Monte Perdido (o Tres Sorores) se halla en la cabecera de los ríos Arazas (Valle de Ordesa) y Cinca (Valle de Pineta). El complejo glaciar del Monte Perdido se ubica dentro del Parque Nacional en la vertiente septentrional del macizo (orientación NE) a una altitud superior a los 2.700m y ocupa una extensión aproximada de 40 Ha.

Acceso desde la localidad de Bielsa por la carretera A-2611 que transcurre por el valle de Pineta. La zona señalizada de aparcamiento y acampada se encuentra a unos 14km de Bielsa. Se toma la pista de Larri hasta el puente que cruza el Barranco de los Churros; el sendero sigue hacia el oeste durante unas 4h hasta el Balcón de Pineta (Bolán de Marmorés) que constituye un magnífico punto de observación del complejo glaciar.

(Figura 48_6. El complejo glaciar de la cara noreste del Monte Perdido.)

Contexto geológico

El macizo del Monte Perdido está formado por materiales del Cretácico Superior y del Paleógeno intensamente plegados por la orogenia Alpídica. En su cara NE se encuentra el complejo glaciar sobre un relieve en graderío. Antiguamente el glaciar ocupaba tres niveles (aún observables en 1935), aunque actualmente sólo ocupa los dos niveles superiores: el Glaciar del Monte Perdido Superior (y el Glaciar del Monte Perdido Inferior.

El máximo glaciar en los Pirineos tuvo lugar hace 60.000 años (Sancho, et al., 2003), cuando el límite inferior de las nieves perpetuas se situaba entre 2.000 y 2.300 m, mientras que actualmente se sitúa entre los 2.800 y 3.000 m. Se considera que los glaciares desaparecieron del Pirineo después del último pulso de avance hace unos 11.000 años. Pero durante la Pequeña Edad del Hielo (entre los siglos XIII y XIX) los glaciares pirenaicos se recuperaron e incluso aumentaron su desplazamiento.

Relevancia geológica

La altitud y la orientación NE del complejo glaciar, al amparo de un vigoroso macizo que supera los 3.000 m, constituye un área favorable respecto a la alimentación nival, insolación y los vientos húmedos del Atlántico. Este adecuado microclima local conserva uno de los últimos glaciares de la Península Ibérica y los más meridionales de Europa. Los glaciares pirenaicos han sido declarados Monumento Natural.

Aunque el glaciar del Monte Perdido se encuentra en franco retroceso, todavía constituye un espacio relevante para estudiar la dinámica glaciar, desde el proceso de formación del hielo glaciar a partir de la nieve (neviza – hielo blanco – hielo azul), hasta el movimiento del hielo.

Avda. Ordesa 79. 22340 Boltaña. Huesca. 974 518 025.